jueves, 31 de marzo de 2016

Pros y Contras de Tener una Pareja Economista









Escribe: Edicson Luna


Desde liberales, hasta socialistas, economistas los hay de todo tipo. En el siguiente artículo, de manera didáctica, te diremos algunas ventajas y desventajas que podría tener tu relación de acuerdo al tipo de economista que tienes a tu lado. 



Neoliberales: -Tal y como lo dice su definición un neoliberal busca la mínima intervención del Estado. Así, si trasladamos esto a un área personal, podríamos decir que les gustaría tener una relación sin tener que estar comprometido (Quizás un “Friends with benefits” es una buena opción para ellos).

-Además, tal y como todo buen neoliberal, confían en que, gracias a una mano invisible, las cosas tomen su propio rumbo. Así, si hay problemas, por un lado puedes estar tranquilo/a porque no hará de esto un escándalo mayor; por el otro, puedes preocuparte en que todo desencadene en una crisis de la que ya no haya vuelta atrás (como en el 2008).

-También, si tenemos en cuenta que el capitalismo y liberalismo van de la mano, podremos asumir que todo buen/a neoliberal utilizará el dinero de una manera que genere más utilidad (?) para ambos. El drawback de esto sería que puede tener al dinero como lo más importante de la relación y olvidarse de otras cosas que también son importantes (3:) if you know what i mean).

Schumpeterianos (O seguidores del economista austriaco Joseph Alois Schumpeter):

Para contextualizar un poco más, en una forma muy reducida, diremos que lo que proponía Schumpeter era que la empresa, gracias a su capacidad de innovación, era la que debía impulsar el
crecimiento de un país. Además afirmaba que los ciclos económicos eran discontinuos e inestables gracias a que la innovación viene es en bandadas (momento cultural: Schumpeter identificó 3 ciclos diferentes: Ciclo de Kitchin o de 40 meses, Juglar o de 10 años y Kondatriev o de 60 años).

Así, tener un schumpeteriano como pareja puede sonar interesante. Muchas de las relaciones, hoy en día, terminan debido a la monotonía que aparece con el tiempo. En este caso, tu pareja como buen innovador no va a caer en eso. Eso sí, ruega para que piense que su relación tiene un ciclo de Kondatriev, no vaya a ser que a los 40 meses o a los 10 años (con 3 hijos de paso) se aparezca a tu lado y te diga: Honey, i’m sorry but our cicle is over.

Monetaristas:

Los monetaristas, en pocas palabras, estudian el efecto de la cantidad de dinero en la producción. En general, es comúnmente aceptado que incrementar la oferta monetaria tiene efectos positivos sobre la producción de un país. Sin embargo, este efecto solo funciona en el corto plazo (solo mejoras en tecnología y aumento de capital físico y humano pueden desplazarla en el largo plazo) y tras pasar algunos años todo este aumento se convierte en inflación. Por lo tanto, un monetarista puede afirmar que actuar basado en la demanda de dinero es factible porque esta incluye factores de largo plazo (como el ingreso futuro), generalmente suelen tomar decisiones basados en muchos supuestos del futuro. 



Ahí, puede estar el problema de estar con un seguidor de Milton Friedman. Este podría usar muchos supuestos futuros cuando en realidad las relaciones son muy impredecibles. Además, suelen creer que es la cantidad de dinero el motor de una economía; no vaya a ser que piense que el salario de ambos es el que deba impulsar un matrimonio.

(Neo) Keynesianistas:

Puede ser bastante interesante la idea de salir con un keynesiano. “A largo plazo todos estaremos muertos” es una de las frases más populares de Keynes. En esta, hace referencia a que debemos hacer las cosas ahora y no después. Así, les podría gustar llevar una vida al límite pensando siempre en vivir el hoy. Sin embargo, tener una pareja seguidora de esta corriente te puede garantizar disfrutar el presente, también podría olvidarse de los problemas que podrían venir después tras tomar soluciones que calman las aguas temporalmente.

Además, los Neokeynesianos asumen que los salarios y los precios son rígidos, al menos por un tiempo (es por eso que aumenta la producción, es decir, aumentar el gasto fiscal o utilizar una política monetaria expansiva se traduce en una expansión de la demanda agregada sin haber aumentado los costos de producción). Si bien es cierto, el amor lo podemos considerar rígido en el corto plazo; otras variables no lo son, como el comportamiento y la forma de pensar de tu pareja que podrían cambiar instantáneamente.

Socialistas: 

-Un régimen socialista no busca maximizar los beneficios individuales, sino se basa en la planificación de estrategias que logren satisfacer las necesidades de su población de manera universal. Así, si tu pareja sigue esta corriente puedes estar tranquilo ya que nunca te faltara comida, un buen seguro, libros, educación y demás. Sin embargo, el tener todo planeado le puede quitar ese picante a la relación; además, él/ella puede creer saber todas tus necesidades y tornarse un poco autoritario (a menos que tú lo seas).

-Si nos ponemos a pensar un poco, en general, un socialista es alguien con mucha fe en las personas (ya que pensar en un país donde el dinero no sea el mejor incentivo pueda funcionar lo demuestra). Quizás, es esa esperanza la que hace falta hoy en día en las relaciones. Pensar que un matrimonio dure toda la vida, cada vez suena más irreal y divorciarse ante el más mínimo problema es cada vez más común. Por lo tanto, si ellos tienen tanta fe en un mundo como este (lleno de corrupción, odio, guerra, entre otras cosas) ¿Por qué no podrían creer que su relación va a durar para toda la vida?

-Marx tomaba al socialismo como una etapa posterior al capitalismo que llevaría al comunismo y estos, por definición son ateos; así, si tú crees en Dios y en tu virgencita…


Pd: si te gustó este artículo, no te olvides de compartirlo y de seguirnos en fb: www.facebook.com/vozactual

1 comentario:

  1. Decir virgen con dimitutivo es muy alzado, esto es gracioso pero excesivamente superficial, y se aleja de la realidad. Muy prejuicioso y pocas relaciones significativas.

    ResponderEliminar