domingo, 16 de noviembre de 2014

No somos libres, ¿seámoslo ahora?: breve diagnóstico del Sistema Privado de Pensiones en el Perú

Escribe: Gonzalo Vásquez

El Sistema Privado de Pensiones (SPP) es un régimen que fue creado en diciembre de 1992 como alternativa a los sistemas de pensiones del Estado concentrados en el Sistema Nacional de Pensiones (SNP). Como se conoce, el SPP maneja los aportes que realiza cada trabajador en una cuenta individual y financia sus pensiones con dicho capital. Este sistema es administrado por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), y es supervisado y fiscalizado por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS). 


Los obligamos a ahorrar o no (?)
Actualmente, el aporte a dicha cuenta es obligatorio en nuestro país, y aunque cuenta con casi 6 millones de afiliados, no se han logrado los niveles de ahorro esperado; en general, el sistema presenta ineficiencias y ha sido criticado muchas veces. Por ese motivo, se presentó en el Congreso un proyecto de ley para eliminar el aporte forzoso. Así, el futuro del sistema previsional ha entrado en una –ciertamente acalorada— discusión. ¿Es cuestión de cultura de ahorro o se debe reformar el sistema porque no es eficiente? 

Una propuesta indecente

Maria Amparo Cruz Saco, Juan Mendoza y Bruno Seminario, investigadores de la Universidad del Pacífico, presentaron hace algunas semanas una investigación (1) donde proponen eliminar los aportes forzosos para modernizar el SPP actual. Algunos de sus argumentos radican en que las tasas de ahorro son bajas y continuarán siéndolo hasta el 2050 (solo se alcanzaría 45% de cobertura). Además, Mendoza afirmó en una entrevista a RPP que la obligatoriedad del régimen no garantiza mayor ahorro, tomando como ejemplo a China (2), aunque considero que no es válida la comparación porque el contexto es diferente en cuestiones de institucionalidad y confianza. Los chinos saben, hay que reconocerlo. 

Al parecer, ahora sí dependerá de nosotros
Considerando que la rentabilidad de las AFP es cuatro veces la de los ahorristas (a los cuales pareciera no importarle esto), la alternativa propuesta es permitir que los ciudadanos puedan elegir su instrumento de ahorro. No se eliminarían las cuentas individuales, pero sí se buscaría incentivar la competitividad. Los trabajadores elegirían a las mejores empresas u operadoras, y por tanto las AFP deberían ser más eficientes para que las personas continúen invirtiendo en ellas. Se estaría fomentando el libre mercado, habría libertad para elegir y por tanto las AFPs ya no se sentirían tan fijas e incluso podrían perder clientes (chúpense esa). Ahorrar o no ahorrar para la vejez sería enteramente decisión de los agentes económicos.


Debate caliente y repercusiones

A modo de paréntesis, cabe mencionar un divertido debate que se celebró en la Universidad del Pacífico en pasado 24 de octubre, donde se dieron cita profesores, académicos y expertos tanto a favor de la reforma (incluidos los mencionados autores del proyecto) como en contra de la misma. Lo curioso fue que algunos usaron frases picantes y ataques directos –incluido el hecho que uno de los profesores había desaprobado el curso de Estadística en su etapa de estudiante. Sea cual sea el caso, se demostró que no siempre los trapos sucios se lavan en casa. Pasa hasta en las mejores familias. Dejando esta amena anécdota de lado, el contenido del trabajo en sí fue duramente criticado, y generó repercusiones de gran escala.

Algunas entidades (BCR, SBS y consultoras) se manifestaron rotundamente en contra de la mencionada propuesta indecente. Existe un consenso en que se debe reformar el sistema previsional, mas no derrumbarlo. En ese sentido estoy de acuerdo, pues si algo no marcha en la economía se debe corregir. Sin embargo, eliminar el aporte obligatorio de la noche a la mañana es, a mi parecer, muy radical. Se podría aplicar, la SBS tiene la capacidad. Pero, ¿y si no se logran los resultados esperados? ¿Se debería volver a la obligatoriedad? Es riesgoso para el país comprometer el sistema. Las bajas tasas de ahorro en la economía responden a confianza y preferencias de las personas más que a la obligatoriedad del régimen.

Y ahorra, ¿qué hacemos?

Haciendo una especie de diagnóstico, los problemas parecen provenir del mercado laboral. Primero, el bajo aporte se explica en gran medida por la informalidad del sistema, la cual se traduce en falta de convicción. Esto no será reparado por aportes voluntarios o no voluntarios, sino por la eliminación de rigideces laborales. De este modo, se permitirá el ingreso de más personas al mercado formal y aumentará el ahorro, el producto, el crecimiento y todos quedarían felices comiendo perdices.

Finalmente, una solución a tomar en cuenta es la propuesta de un sistema “multipilar” propuesta originalmente por el Banco Mundial en 1994 y ahora traído a primer plano nuevamente por Macroconsult. Bajo este esquema existe un SPP, un sistema de protección a pobres (como Pensión 65) y un sistema mixto para los trabajadores que no puedan entrar al sistema formal. No descartaría ninguna propuesta, y creo que el sistema financiero logrará corregir estos defectos en un mediano plazo, pero considero que el cambio debe ser progresivo y no violento en cuestiones tan delicadas como los fondos de pensiones. Y tú, ¿ya estás ahorrado para tu jubilación?

(1) Pueden revisar el documento presentado por el Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico aquí: http://srvnetappseg.up.edu.pe/siswebciup/Files/El%20sistema%20Previsional%20del%20Per%C3%BA_%20Diagn%C3%B3stico,%20Proyecciones%20y%20Reforma%20(1).pdf
(2) Aquí algunas de las opiniones brindadas por autores del documento: http://gestion.pe/economia/economistas-plantean-eliminar-aportes-afp-y-crear-pension-universal-no-contributiva-2111680


Pd: Si te gustó este artículo, síguenos en fb: www.facebook.com/vozactual


2 comentarios:

  1. Sería interesante que el artículo hable sobre la rentabilidad del SPP y lo compare con paises vecinos. Creo que sería difícil que entren más empresas a competir con las 4 AFP's que existen en el mercado, y si entrace alguna estaría enfocada en algún nicho de mercado, algo parecido a lo que hace la Derrama magisterial (profesores). Jaja sí, ya estoy ahorrando para mi jubilación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Tienes razón, un análisis del mercado de AFPs sería muy interesante como complemento. Más que competidoras, en caso se implemente la reforma la idea sería ver qué propondría cada una para captar clientes dado que ya no estarían obligados. Tal vez aparecería la segmentación por nichos como dices. jajaja importante ahorrar para la jubilación :D

      Eliminar